Al arrasar en las urnas, Trump presentó su política exterior, impreciso e irónico

0
204
Comparte:

56bb4fc135c0b_760x506EL MULTIMILLONARIO PRESENTÓ ESTE MIÉRCOLES SUS PROPUESTAS EN MATERIA DE POLÍTICA EXTERIOR CON UN DISCURSO LLENO DE CRÍTICAS AL GOBIERNO, SIN PRECISIONES Y CON FRASES HECHAS COMO “ESTADOS UNIDOS PRIMERO” O “SÓLO DEBEMOS PELEAR PARA GANAR”.

El magnate inmobiliario se dedicó, durante 38 minutos, a atacar la política exterior del actual presidente, el demócrata Barack Obama, ante un abarrotado salón de un hotel Mayflower en Washington.

“Si el objetivo del presidente Obama era debilitar a Estados Unidos, no podría haberlo hecho mejor”, sostuvo el candidato favorito de la interna republicana.

Trump fue contundente al criticar a Obama, aunque ni en las críticas ni en las propuestas el empresario ofreció precisiones.

“Algunos dicen que los rusos no son razonables, intentaré descubrirlo”
“Reemplazaré el carácter aleatorio con un objetivo, la ideología con una estrategia y el caos con la paz”, prometió Trump, quien además adelantó que, bajo su gobierno, “ningún estadounidense jamás sentirá que sus necesidades son secundarias a las de otro país”, informó la agencia de noticias DPA.

El líder de la primaria presidencial de la oposición se refirió a varios temas puntuales, pero nunca se explayó demasiado.

Habló del NAFTA -el tratado de libre comercio que une a Canadá, Estados Unidos y México- y lo calificó como “un desastre total”, habló de Moscú y dijo: “Algunos dicen que los rusos no son razonables, intentaré descubrirlo”; habló de China y propuso “buscar puntos en común basados en intereses compartidos”; y habló del Estado Islámico (EI) y prometió que “sus días están contados”.

Sobre China, se propuso “buscar puntos en común basados en intereses compartidos”, y sobre el Estado Islámico, prometió que “sus días están contados”
“Si soy elegido presidente, el EI desaparecerá y desaparecerá muy rápidamente (…) No les diré a ellos cuándo ni cómo”, agregó el precandidato.

Trump también hizo referencia a Israel y la tensión que se vivió entre el gobierno de ese país y el de Obama en los últimos años por la expansión de las colonias judías en Palestina y el acuerdo nuclear entre Estados Unidos y otras potencias con Irán.

“Nos peleamos con nuestros amigos más antiguos y ahora están buscando ayuda en otro lado. Recuerden eso; no es bueno (…) Obama no fue un buen amigo de Israel; en cambio, trató a Irán con amor y cuidado”, sentenció en una de las partes más álgidas de su discurso.

Al hablar de los históricos aliados de Washington, también mencionó a sus socios de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) y de Asia, una clara referencia a Japón y Corea del Sur.

“Tras ser elegido presidente, convocaré una cumbre con nuestros aliados de la OTAN, y otra por separado con nuestros aliados asiáticos (…) Nuestros aliados no están pagando lo justo por su defensa”, se quejó.

“Nos hemos gastado miles de millones de dólares en aviones, misiles, barcos, equipos, en construir nuestro Ejército para proporcionar una fuerte defensa para Europa y Asia”, agregó.

Fiel al discurso político que ha tenido hasta ahora, Trump incluyó sus propuestas migratorias en sus planteamientos sobre política exterior.

“Debemos parar de importar el extremismo a través de políticas de inmigración”, sentenció el precandidato republicano que se perfila como el favorito para quedarse con la nominación y competir por la Presidencia en noviembre próximo.

Dejar respuesta